Más Historia y Vida

Sobre el origen del término “socialismo”

Al parecer, el primer autor que empleó el término de “socialismo” fue Ferdinando Fachinei en el siglo XVIII. Fachinei fue un religioso italiano nacido en 1725. Fue un sabio de la época en varias materias, con una intensa vida. En 1766 aludió al socialismo como la doctrina de los que defendían el contrato social como el fundamento de la organización social. El fraile empleó este concepto cuando acusó de ser socialista a Cesare Beccaria, autor de la fundamental obra De los Delitos y las Penas (1764), donde separaba el delito del pecado, replanteando la diferencia entre el bien y el mal combatiendo la moral tradicional, y defendiendo fundamentales reformas judiciales. En realidad, Beccaria no habló nunca de las reivindicaciones de los humildes y trabajadores, pero sí del delincuente, planteando aspectos fundamentales en relación con la violencia que se ejercía hacia los condenados, la tortura y la pena capital. Pero todo eso provocó fuertes críticas, como la de Fachinei.

Unos decenios después, el religioso Appiano Buonafede (1716-1793) también se refirió a este concepto. Ambos estaban calificando a los autores contractuales como socialistas. Así pues, socialismo tenía una connotación harto negativa.

Pero el concepto moderno de socialismo no nace hasta la década de los años treinta del siglo XIX en Gran Bretaña y Francia, patria una de la Revolución Industrial y de las primeras críticas a sus consecuencias sociales, y cuna la otra de una intensa tradición de intelectuales críticos con la realidad social. El término surge en el momento histórico preciso, cuando Europa estaba cambiando fruto tanto de las revoluciones liberales-burguesas, como de las industriales, generando la sociedad de clases con nuevas consecuencias y problemas.

El concepto se utilizó para designar a los seguidores de Robert Owen en Inglaterra, y de Saint-Simon en Francia. Pierre Leroux, un seguidor de éste, empleó el concepto en el otoño de 1833 en la Revue Encyclopédique, donde publicó un artículo que tituló “Del individualismo y del socialismo”. En el trabajo hacía una reflexión y crítica a ambos conceptos, uno porque se basaba en la defensa extrema de la libertad, y el segundo porque pecaba de lo mismo, pero en relación con el principio de asociación. En todo caso, Leroux terminaría por aceptar que era socialista, y así lo expresó en una nueva edición de su escrito, aunque se consideraba un socialista que no combatía los principios de la libertad, algo sumamente interesante para el debate futuro en el universo socialista por la supuesta dicotomía entre libertad e igualdad, así como entre socialismo democrático y socialismo revolucionario hacia soluciones totalitarias.

Por su parte, unos años después, Louis Reybaud publicaba en la Revue des deux mondes unos trabajos titulados “Socialistas modernos dedicados a Saint-Simon, Charles Fourier y Robert Owen, confirmando que en esa década de los treinta había surgido el término.

Juan Bruguera Vega en el origen y desarrollo del socialismo de Montijo

Juan Bruguera Vega fue un personaje fundamental en la Historia del socialismo en la localidad de Montijo (Badajoz). Herrero de profesión, sindicalista y fundador de la Agrupación Socialista de Montijo, fue su alcalde en la Segunda República. Fue herido en el inicio de la guerra al intentar evitar que fuera incendiado un convento. Fue detenido y encarcelado, aunque salvó la vida.

Manuel Orte y Andrés: el primer concejal socialista

En las elecciones municipales de 10 mayo de 1891 resultaron elegidos en Bilbao cuatro socialistas como concejales: Facundo Perezagua, personaje fundamental del socialismo vizcaíno y español, Luciano Carretero, Dionisio Ibañez y Manuel Orte y Andrés. También fue elegido Facundo Alonso por San Salvador del Valle, el fundador de la Agrupación Socialista de La Arboleda. A los cinco les cabe el honor de ser los primeros concejales socialistas en la historia contemporánea española. En un trabajo anterior hemos estudiado el éxito electoral socialista en Bizkaia en ese año.

Pero la legislación electoral de este momento de la Restauración exigía una condición para acceder a este cargo. Había que ser propietario y pagar contribución. Tenemos que tener en cuenta que aquella elección se produjo por sufragio universal masculino gracias al cambio legislativo impulsado por los liberales de Sagasta el año anterior frente a la postura conservadora de Cánovas. Pero si esto supuso un claro avance democrático, a pesar de que el caciquismo siguió siendo tan o más fuerte que en el pasado, especialmente en el ámbito rural, se mantuvo una condición censitaria en el requisito para acceder al cargo electo. Así pues, los socialistas elegidos no pudieron ser nombrados concejales porque eran obreros. La única excepción fue Manuel Orte y Andrés porque pagaba una modesta contribución por un despacho de carbón. En todo caso estas elecciones supusieron un claro éxito del socialismo que comenzaba a tener un peso y presencia muy grandes en Bilbao y su entorno. Fue en el ámbito urbano donde el republicanismo y el socialismo comenzaron a resquebrajar el entramado electoral del turnismo político.

Las inhabilitaciones de concejales socialistas provocaron en el socialismo vasco un activo espíritu de lucha a partir de entonces.

Manuel Orte nació en Velamazán, provincia de Soria, en el año 1860. Pasó a residir en Bilbao en 1879, y participó en la fundación de la Agrupación Socialista de Bilbao en 1886. Aquel hecho se produjo el día 11 de julio y gracias al esfuerzo de no poco más de veinte militantes, destacando la figura de Perezagua, el líder del socialismo vizcaíno hasta la segunda década del siglo siguiente.

Nuestro protagonista repitió como concejal en el año 1897. Quedó empatado con Toribio Pascual, pero el sorteo le favoreció. Pascual fue, por su parte, un destacado socialista que también sería concejal de Bilbao, entre otras responsabilidades.

Manuel Orte falleció en Bilbao en el 23 de mayo de 1901.

Sobre nuestro protagonista es obligado consultar el Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

El sindicalismo socialista: unidad y autonomía, 1960-1988

La Fundación F. Largo Caballero lleva más de una década promoviendo la investigación del movimiento obrero gracias a un equipo coordinado por la profesora doctora Manuela Aroca. Además de recuperar y organizar archivos y colecciones documentales, emprendió un ambicioso programa de creación de un archivo oral a través de la recogida de más de un centenar de testimonios orales.

Ateneos Obreros en la Barcelona de la segunda mitad del siglo XIX

En este breve apunte vamos a estudiar el fenómeno de los ateneos obreros en la Barcelona industrializada de la segunda mitad del siglo XIX, con especial atención al Ateneo Catalán de la Clase Obrera, sociedad cultura fundamental en Barcelona en el ámbito de la enseñanza y formación de los trabajadores, tareas que no atendía el recién y primer sistema nacional de educación a través de la conocida como Ley Moyano.

La pena de muerte en el Congreso de Copenhague de la Segunda Internacional

En el Congreso de la Segunda Internacional celebrado en 1910 en Copenhague se aprobó una resolución contra la pena de muerte que recordamos en este artículo, asunto menos tratado o conocido que otros como la guerra, el colonialismo o la huelga general ,y que generaron intensísimos debates entre las posturas más moderadas y las más revolucionarias.